Una barrica comprada y disfrutada entre amigos

28/09/2017

¿Habéis pensado alguna vez en comprar una barrica? Es uno de los servicios más originales y personalizados que ofrecemos en Abadía Retuerta. Os contamos cómo funciona a través del testimonio de un grupo de amigos que disfrutaron a lo grande con la experiencia.


Juan José, Beltrán, Francisco, Fernando M. y Fernando G. residen en el área metropolitana de Madrid y quedan a comer cada cierto tiempo en restaurantes de la capital que cuidan el vino. Pero hace dos años encontraron una nueva forma de disfrutar de su pasión: compraron la barrica 01 de nuestro servicio de venta a la avanzada.

“El tema surgió durante una comida en la Vinoteca García de la Navarra”, recuerda Beltrán. “Y lo retomamos en otra comida en la Taberna Laredo. Nos pareció la excusa perfecta para poder vernos con más frecuencia”.

Cómo comprar una barrica

El concepto es prácticamente el mismo que la famosa venta a la avanzada o en primeur de Burdeos. Pero más allá del argumento comercial de comprar el vino casi dos años antes de que llegue al mercado y a un precio más favorable, lo que buscamos en que nuestros clientes vivan la experiencia del proceso de elaboración y puedan sentir ese vino como especialmente suyo.

La oferta está disponible desde principios de año para la cosecha del año anterior (en enero próximo saldrán a la venta las barricas de la añada 2017). El servicio incluye una cata directamente de barrica en la bodega para el comprador y nueve acompañantes, más una segunda cata para el mismo número de personas en el Club The Craft de Madrid cuando el vino se haya embotellado.

Además de obtener un precio más favorable, el comprador de la barrica puede vivir la experiencia del proceso de elaboración del vino

Francisco dice haber disfrutado especialmente viendo la evolución del vino en estados diferentes del proceso de crianza, algo que normalmente no está al alcance del consumidor. Para Fernando G., “lo mejor de todo es ir a la bodega a probar algo que es tuyo y ver tu nombre escrito en la barrica”. De hecho, ha colocado en su despacho la reproducción que enviamos a todos los compradores de la placa de su barrica.

Cuatro vinos a elegir

Los vinos disponibles para la venta de barricas son el Abadía Retuerta Selección Especial y nuestros tres pagos (Negralada, Valdebellón y Garduña). Cada barrica de 225 litros se transforma en 300 botellas cuyo precio final es inferior al precio de mercado en el momento de la compra.

La opción elegida por Juan José, Beltrán, Francisco, Fernando M. y Fernando G. fue la cosecha 2014 de nuestro Selección Especial del que pudieron disponer desde septiembre del año pasado. Si Fernando M. reconoce que ya casi no le queda casi ninguna de las 60 botellas que le tocaron en el reparto, Juan José y Fernando G. han preferido esperar y dejar que el vino siga evolucionando en perfectas condiciones en nuestra bodega de Sardón de Duero.

Tanto el Abadía Retuerta Selección Especial como los pagos Negralada, Valdebellón y Garduña están disponibles para la venta por barricas

“La bodega da todo tipo de facilidades”, reconoce Francisco. De hecho, la personalización es el elemento más valorado por cuatro de los cinco amigos con los que tuvimos la oportunidad de charlar. Cada uno personalizó la etiqueta a su gusto, eligió la proporción de mágnums y botellas de 75 cl. que le resultaba más conveniente y también decidió la cantidad de vino que quería recibir y las botellas que quería dejar envejeciendo en el botellero de Abadía Retuerta. “Es genial invitar a un amigo a cenar a casa y descorchar una botella que lleva tu nombre”, señala Francisco.

De izquierda a derecha: Beltrán, Francisco, Juan José, Fernando M. and Fernando G.

El vino, nexo de unión

Como grupo, todos están de acuerdo en que la compra de la barrica les ha servido para verse más. “Ha reforzado nuestros vínculos: es un nexo de unión”, explica Juan José. Por el camino, además, han involucrado a sus esposas, que son también auténticas wine lovers.

La experiencia se completa con el regalo de la propia barrica donde ha envejecido al vino previo barnizado de la misma y, por supuesto, con la correspondiente placa identificativa.

No hay que extrañarse pues de que la próxima cita del grupo sea una reunión en la casa de campo de Juan José, habida cuenta de que ha sido él quién se ha quedado con la barrica. Esperamos ansiosos la foto que han prometido enviarnos.

Podéis trasladarnos todas las consultas que queráis sobre nuestro servicio de venta de barricas a la avanzada al correo electrónico info@abadia-retuerta.es Estaremos encantados de atenderos y resolver todas vuestras dudas.