¿Buscas algo realmente diferente para hacer estos días? En Abadía Retuerta LeDomaine tenemos un buen número de propuestas para nuestros visitantes, pero hemos seleccionado tres que permiten disfrutar de nuestra finca en momentos y situaciones muy diferentes, todas ellas en pleno contacto con la naturaleza.

De las actividades que recomendamos, dos de ellas (la experiencia “estelar” y la centrada en el huerto) solo están disponibles para los clientes alojados en el hotel (otra buena razón para disfrutar de unos días de tranquilidad en Abadía Retuerta), mientras que la de la vendimia está abierta para todo tipo de visitantes. Por supuesto que los aforos se han adaptado a las actuales circunstancias y se han tomado todas las medidas de seguridad necesarias.

 

 

El cielo de Abadía Retuerta

La gran ventaja de estar situados en un entorno natural es la ausencia de contaminación lumínica y la existencia, por tanto, de unas condiciones ideales para contemplar las estrellas. No es casualidad que LeDomaine cuente con la certificación Hotel Starlight.

La experiencia estelar arranca con una visita privada al Jardín de la Hospedería y continúa con un pequeño paseo por las estrellas contemplando la Vía Láctea. La observación se realiza con un moderno telescopio situado frente al ábside románico de la iglesia, un lugar que, sin duda, invita a la contemplación y el recogimiento.

Esta experiencia es un lujo reservado a clientes que se hospedan en hotel. En el contexto actual se realizará con todas las medidas de seguridad necesarias: en grupos reducidos para garantizar la distancia de seguridad y con la desinfección del telescopio tras su uso por parte de cada cliente.

La primera sesión del verano está programada para el 12 de agosto, que es precisamente uno de los días en los que la lluvia de estrellas alcanza su máximo esplendor.  Aquí se pueden consultar el resto de fechas previstas. Es importante reservar con antelación.

 

 

Convertirse en vendimiador por un día

Vivir la vendimia de cerca equivale a participar en el momento más trascendental para cualquier bodega. Es también, la época del año de más trajín. Todo es movimiento y efervescencia y sentir que uno forma parte de toda esta energía puede ser realmente emocionante. Por otro lado, no hay nada como experimentar algo en primera persona para que quede grabado con mucha más intensidad en nuestra memoria.

Os esperamos durante los meses de septiembre y octubre para convertiros en vendimiadores por un día.  Equipados con todo el material de campo necesario, el objetivo es descubrir los secretos de la vendimia. Aprenderéis a seleccionar y cortar los racimos y podréis seguir su viaje hasta la bodega para pisar la uva a la manera tradicional (esta es una experiencia táctil que casi todo el mundo encuentra fascinante) y catar los mostos resultantes. La jornada se cierra con una cata de nuestro tinto central Abadía Retuerta Selección Especial acompañado de productos artesanos de la zona servidos de manera individual.

 

 

Descubrir el huerto

Uno de los logros del que estamos más orgullosos en Abadía Retuerta es de la recuperación del huerto de los monjes. Este elemento tan importante en la vida de la abadía en el pasado es un símbolo de continuidad, cercanía y de kilómetro cero, ya que sus frutos se trabajan en distintas preparaciones en nuestros restaurantes.

La experiencia que proponemos a nuestros huéspedes es un recorrido por las distintas zonas del huerto que incluyen, entre otras, espacios específicos para hortalizas, plantas aromáticas, flores o frutos rojos. Seguimos con la recolección de algunas hortalizas y verduras que podremos disfrutar inmediatamente después transformadas en algunas de las deliciosas preparaciones de nuestro chef y acompañadas de uno de los vinos de la casa. No se puede ser más kilómetro cero.

 

Ángel Anocíbar, en clave muy personal
Los cócteles con guiños al vino del Pool Bar