El siglo XXI es el tiempo de las abreviaturas y de la economía del lenguaje. Nuestra sigla favorita es RSE, que quiere decir Responsabilidad Social Empresarial, algo que ninguna empresa actual puede dejar pasar por alto. ¿Cómo pone Abadía Retuerta su pequeño granito de arena para construir un mundo mejor?

La semana pasada sin ir más lejos os hablábamos del Vendimia Solidaria, el vino con el que cada año recaudamos fondos para entidades sin ánimo de lucro. Es un gesto que nos gusta contar y un mensaje que puede viajar a muchas partes en forma de botella de vino.

Pero hay muchas otras iniciativas más discretas e incluso humildes que son tremendamente importantes, especialmente si conseguimos crear hábitos cotidianos que se vayan trasladando progresivamente a otros ámbitos.

Aunque lo que os contamos a continuación pueda parecer un popurrí raro, hay muchos campos en los que se puede actuar. Y algunos incluso los podríais aplicar en vuestra casa o en vuestro día a día. A continuación destacamos algunos de los logros más importantes de nuestra memoria de RSE 2018 (podéis acceder al documento completo aquí).

Cada vez menos plásticos. Hemos eliminado las botellas de plástico que se daban a los clientes de enoturismo y se han sustituido por bricks.

Papel reciclado. Lo utilizamos ya en casi todo: en nuestra papelería de oficina salvo contadas excepciones, así como en las servilletas que se facilitan a los clientes de enoturismo.

Ahorro energético. Hemos conseguido reducir un 2,4% el consumo de energía total en el hotel y un 11% el eléctrico; en la bodega las cifras son del 1,5% y 8% y además se ha reducido un 12% el consumo de gasóleo.

Placas solares. En 2018 se evaluó y autorizó un proyecto de instalación de placas solares fotovoltaicas que ya se está llevando a cabo y que se dará por concluido en 2020.

El agua es nuestro bien más preciado. Hemos instalado dos sensores para la optimización del riego y dos sondeos a 12 metros de profundidad que permitirán observar los cambios en el nivel de aguas freáticas de la finca. Y más importante aún: en 2018 se ha conseguido un ahorro total de agua del 35%.

Cuidamos la biodiversidad. Una de las novedades que más nos gustan es la creación de un coto micológico para proteger y controlar la producción de setas.

Transformación digital. Pensado para que concluya en 2020, el proceso de transformación digital se inició en 2018 y contempla numerosos aspectos, desde la unificación de las webs de hotel y bodega que se realizó hace ya algún tiempo, a la optimización de la estrategia de marketing digital, de procesos internos de la compañía claves para el negocio, gestión financiera o creación de modelos de liderazgo y de gestión del talento acordes con la cultura de empresa.

Queremos trabajar con empresas responsables. Por eso en nuestro “Formulario de registro de proveedor” preguntamos a las empresas si disponen de algún sistema de gestión ambiental o de iniciativa de responsabilidad social empresarial.

La huella de carbono. Desde 2016 realizamos el cálculo de la huella de carbono tanto en hotel como en bodega, que es una fuente de información increíble para llevar a cabo estrategias que permitan su reducción paulatina.

Y hay mucho más como los ecotalleres que organizamos con niños. ¡Esto es imparable!

Los 17 vinos de 2019 que no saldrán al mercado
Cosechando uvas por una buena causa