Os descubrimos nuestra alma “blanca”

23/11/2017

Somos una bodega a la que se nos conoce fundamentalmente por los tintos, pero en Abadía Retuerta también tenemos un alma blanca. En este post os contamos cómo una equivocación dio lugar a un nuevo universo dentro de la bodega y todas nuestras experiencias blancas desde entonces.

Quienes visitéis nuestra renovada bodega también podréis recorrer la sala específica de blancos donde concentramos todos los vinos de este tipo y que, evidentemente, representan una cantidad muy reducida en comparación con los tintos. Sin embargo, estamos especialmente orgullosos de todo lo que se cuece en estas barricas. Más aun teniendo en cuenta cómo empezó todo.

Una feliz equivocación

Tenía que ser merlot, pero entre las 30.000 plantas que estaban destinadas a cubrir una parcela de 10 hectáreas, sorprendentemente aparecieron 1.000 blancas. Con la curiosidad que ca-racteriza a nuestro enólogo, Ángel Anocíbar prefirió experimentar con ellas antes de arrancarlas. Resultaron ser cepas de sauvignon blanc, pero de un tipo que se comportaba un poco diferente, ya que incluso en vendimias tempranas daba un espectro frutal alejado de las clásicas piracinas (césped, espárrago) de la variedad e iba más por la línea de la piña y la fruta de hueso.

El blanco Le Domaine es resultado de aquella equivocación. En cuanto comprobamos el interés de lo que había llegado por azar a nuestro viñedo decidimos reinjertar la mayor parte de la parcela de merlot con material vegetal de las propias plantas intrusas.

El segundo paso consistió en buscar variedades que pudieran aportar algo de acidez comple-mentaria. De esta manera, las 10 hectáreas de la antigua parcela de merlot se completaron con en torno a un 15% de verdejo, la uva reina en la vecina región de Rueda, y alrededor del 5% de godello, la variedad clásica de Valdeorras (Galicia) que se cultiva también en Ribeiro, Bierzo o Ribeira Sacra. Pese a la configuración del suelo, arena con canto rodado, el viñedo es bastante fresco y apto para variedades blancas, explica Ángel, porque las raíces llegan a la capa freática de agua. “Esto nos permite también que haya vegetación abundante para sombrear los racimos”, señala.

Gewürztraminer

La experiencia nos animó a plantar variedades blancas centroeuropeas, gewürztraminer y ries-ling, en una de las parcelas más altas de la finca con un suelo marcadamente calizo. La idea inicial era intentar alguna elaboración dulce, pero las experiencias en seco gustaron tanto que al final el Gewürztraminer se ha convertido en una de las propuestas habituales de la gama Winemaker Collection, nuestra selección particular de “experimentos” solo disponibles en bodega o en el hotel Le Domaine.

Este blanco habitualmente se elabora con algo de riesling y, en la medida de lo posible, ambas variedades fermentan de forma conjunta para conseguir una mejor integración de sus virtudes y evitar correcciones. En la cosecha 2017, nos avanzaba Ángel en primicia, se ha hecho una versión con menor graduación alcohólica (en el entorno de los 11% vol.) y con participación de sauvignon blanc.

La gewürztraminer también ha jugado su pequeño papel en el ensamblaje de Le Domaine en añadas concretas como 2013 donde se necesitaba un extra de complejidad.

Godello

La línea más intensa de experimentación actual está centrada en la godello. Nuevamente , lo que tenemos en el viñedo no se corresponde con los cánones habituales. Ángel Anocíbar ha identificado una godello que se ajusta al perfil habitual de la variedad en Galicia (nariz discreta y paladar glicérico) y otra que ofrece un perfil aromático más intenso y que en ocasiones llega a recordar incluso a la moscatel.

La godello se lleva vinificando por separado desde 2014. En 2016 se introdujo una variante nueva trabajando en fermentación con las pieles al modo de tinto o de uno de los llamados vinos naranja y el resultado ha sido particularmente interesante. De ahí que Ángel esté pensando seriamente en un perfil de godello que combine una parte en elaboración tradicional y otra con pieles.

Muy probablemente, todo este trabajo será el germen de un nuevo blanco en la gama comercial de Abadía Retuerta. Aunque para eso habrá que esperar todavía.