No hay nada que le guste más a un aficionado que le abran una ventana a un vino o a una experiencia a la que no puede acceder de forma habitual. En Abadía Retuerta hemos recopilado seis regalos para estas fiestas que van de lo inolvidable al “imposible pasar desapercibido”.

En el vino, como en otros ámbitos, también se puede dar el do de pecho regalando. En el fondo, el regalo no solo busca hacer feliz a la persona a la que se obsequia, sino que se recuerde a quién puso todo su cariño en encontrar algo realmente especial. Estos son los seis regalos imposibles de olvidar que te proponemos en Abadía Retuerta.

Mensajes en una botella. Las etiquetas de diseño personalizado siempre han sido algo reservado para empresas o entidades con capacidad para encargar un número relativamente alto de botellas. Pero estas Navidades Abadía Retuerta ofrece este servicio a todos los públicos con sus estuches personalizados a partir de una única botella y también con la posibilidad de combinar vinos con productos de la finca. Hay ocho opciones diferentes y en todos los casos es posible añadir un sticker o personalizar la etiqueta con una frase o un logo (quien dice logo, dice imagen o símbolo gráfico, que por algo estamos en la era de los emoticonos). Seguro que no os será nada difícil dar con el mensaje adecuado para, una vez disfrutada la botella, ésta se convierta en un bonito recuerdo que conservar con cariño. Desde 30 €.

El Abadía Retuerta mejor puntuado este año. Es el regalo ideal para los locos del vino. Los que buscan cosas diferentes y especiales, y además valoran las puntuaciones de los críticos. El Abadía Retuerta PV es la gran rareza de la bodega; se elabora con una variedad muy poco cultivada, pero de gran fuerza y energía, la petit verdot, y la producción es tremendamente limitada. Pero además la cosecha 2015 que acaba de salir al mercado y que Ángel Anocíbar no duda en calificar como la mejor en la historia de la bodega, viene avalada por los 99 puntos que ha recibido en la Guía Gourmets. 119,90 €.

Petit verdot 2015

La mejor experiencia en nuestra finca. Hoy en día una gran mayoría de aficionados no se conforman con probar vinos. Les gusta viajar a regiones vinícolas, visitar bodegas y conocer el paisaje donde se gestan sus etiquetas favoritas. Sin duda, la propuesta más wine lover entre las “experiencias únicas” de Abadía Retuerta es la inmersión enológica, ya que permite conocer la finca a fondo en una mañana tan intensa como variada. El programa incluye la visita a la abadía, una ruta en todoterreno por los lugares y viñedos más singulares de la propiedad interrumpida por un agradable aperitivo campero (con vino, por supuesto), la visita a la bodega con una interesante cata directamente de barrica; y se finaliza probando la gama completa de vinos. Es lo más parecido a la visita profesional que podría realizar cualquier afamado crítico vinícola. 100 € por persona.

Una vertical inolvidable. Los amigos o familiares incondicionales del Abadía Retuerta Selección Especial y que lo hayan seguido a lo largo del tiempo se volverán locos con la Edición Limitada 25 Aniversario. Se trata de una caja única con tres añadas muy especiales: 1996, la primera cosecha que salió al mercado (lleva la etiqueta antigua de los angelitos tomados de los frescos de la abadía), la 2001 premiada por Mejor Tinto del Mundo por el concurso IWC en Londres; y la 2011 que recibió 94 puntos de Wine Spectator y le catapultó por primera vez a la influyente lista de los Top 100 que elabora esta publicación norteamericana. 150 €.

Cata vertical 25 Aniversario

Disfrutar de una cena con estrella. Muy pocas bodegas de España y del mundo cuentan con restaurantes estrellados y menos aún que estén ubicados en una abadía del siglo XI y ocupen el mismo lugar donde los monjes realizaban sus comidas. Regalar una cena para dos en nuestro restaurante con 1* Michelin El Refectorio, donde además siempre es posible probar vinos de la casa que no se encuentran en el mercado, es algo realmente fuera de lo habitual. 280 €.

 

Grandes formatos para sorprender. Si tu amigo o familiar amante del vino recibe regalos de botellas con bastante frecuencia y quieres destacar entre todas ellas, la solución infalible es decantarse por un formato grande como el mágnum. La botella de litro y medio permite además una evolución más lenta del vino y es el formato perfecto del coleccionista. Nuestra propuesta es un Abadía Retuerta Pago Negralada 2015 Mágnum (143 €), uno de los tintos más icónicos de la finca y la mejor expresión posible de nuestro tempranillo, pero hay muchos más vinos y opciones disponibles como el botellón de tres litros, algo más difícil de servir, pero capaz, eso sí, de dejar boquiabierto a cualquiera.

Formatos especiales Pago negralada

Buceando en el pasado
Tres planes para esta Navidad

Uso de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies