¿Alguna vez os habéis preguntado de dónde vienen los «angelotes» de nuestros vinos? Hemos hablado con Carmelo G. Caderot, el autor de los primeros diseños de nuestras etiquetas, y le hemos pedido que rebuscara en el baúl de la memoria.

todas-botellas-fondo-negro

Estamos hablando de la primera cosecha 1996 que salió al mercado en un momento en el que la gama de vinos era algo diferente. Entre las etiquetas de pago sólo existían Negralada y Valdebellón y además de nuestro tinto central, el Selección Especial, se elaboraban dos cuvées: Campanario y Palomar.  También existían dos tintos de entrada de gama, Rívola y Primicia, que desaparecieron a medida que el viñedo iba ganando en madurez.

Carmelo G. Caderot, autor de las etiquetas, es un reconocido especialista en diseño editorial

En aquel momento se quería destacar el valor diferencial de la abadía que daba una singularidad y poso histórico único a la finca. Curiosamente, la persona elegida para realizar el diseño, Carmelo G. Caderot, no tenía ninguna experiencia previa en el mundo del vino. Llegamos a él gracias a la recomendación personal de Víctor de la Serna, periodista especializado en vino y en la actualidad también productor en la región castellano-manchega de Manchuela.

Diseñador y amante del vino

carmelo-low

Nacido en París en 1954, su campo de acción ha sido siempre el diseño editorial, en el que se considera autodidacta. Fue director de arte de publicaciones clave en la transición española como Diario 16 y Cambio 16, pero probablemente fue su trabajo en el diario El Mundo, del que fue fundador y director de arte, el que más reconocimientos le ha generado. De hecho, cuenta con los más prestigiosos galardones en el campo del diseño otorgados por la Society of Publication Designers (SPD), el Type Directors Club (TDC), la Society for News Design (SND) y la Asociación Española de Diseñadores Gráficos (AEDG).

Los colores pasteles de la Capilla Sixtina fueron una fuente de inspiración para la creación de los «angelotes»

Está claro que su pasión por el vino (seguro que su educación en Francia tuvo mucho que ver) fue determinante para aceptar el encargo. “También me gustó –recuerda– que me dieran total libertad para trabajar”.

La idea de los ángeles –continúa– era muy poética, enlazaba directamente con la abadía y me permitía utilizar diferentes colores recordando las  tonalidades pasteles de los frescos de la Capilla Sixtina”. Al final, se eligió el rojo para el Abadía Retuerta (el actual Selección Especial), naranja para Palomar, marrón para Campanario, diferentes tonos de ocres para los “pagos”, azul para Rívola y verde para Primicia.

Los dibujos de los «angelotes» los realizó la ilustradora Ana Juan, autora de numerosas portadas para la publicación norteamericana The New Yorker y Premio Nacional de Ilustración 2010.

todas

Juego de tipografías

Caderot siguió al pie de la letra el briefing de la bodega sobre la información que debía aparecer en la etiqueta y los tamaños que debían tener los distintos elementos, pero aportó un vibrante juego de tipografías fruto de su enorme experiencia en el mundo editorial. Por ejemplo, la “A” que figura en el centro es Liberty, los adornos situados a cada lado Ornaments y para nombre del municipio se utilizó la Nicholas Cochin.

todas-botellas-fondo-blanco

Vista con los ojos de hoy y en pleno debate sobre la zonificación en España, la inclusión de Sardón de Duero dentro de la etiqueta y fuera del cintillo de origen que entonces indicaba Vino de Mesa de Castilla y León, resulta enormemente moderno y reivindicativo de la noción de «vinos de pueblo».

El vibrante juego de tipografías aportó un claro elemento diferencial a nuestras etiquetas

Para acabar hemos querido preguntar a Carmelo G. Caderot qué piensa del diseño actual de etiquetas y cuáles son sus favoritas: “He de reconocer que me gustan las etiquetas de Borgoña. Hoy hemos entrado en una fase de fuegos artificiales, hay muchas etiquetas muy llamativas. Yo creo que es importante recuperar la delicadeza y la sobriedad. En una etiqueta se debe ver bien claro el nombre del vino; me inclino por los tipos de letra elegantes que puedan crear un conjunto armonioso y equilibrado que aporte identidad a la marca”.

La pisada de uvas del 25 aniversario
La miel: nuestro tesoro más dulce