Este año la nieve no ha llegado a Abadía Retuerta pero las heladas son dignas rivales para teñir nuestros viñedos de blanco. Con este paisaje tan navideño que pide a gritos  un tinto reconfortante en la copa, os deseamos Feliz Navidad.

Los inviernos son duros y fríos en tierras del Duero, pero nuestras cepas no sufren. Es su momento de reposo y de recogimiento. Nos gusta este clima extremo y el aire misterioso y enigmático de la abadía entre la niebla.

Esta dureza climática es precisamente una de las claves del estilo potente y estructurado de los vinos del Duero. De hecho, las heladas pueden sorprendernos en todas las estaciones. Este año, como en la mayor parte del norte de España y numerosas regiones vinícolas europeas, las hemos sufrido en primavera, pero en 2007 y 2008 las tuvimos a finales de verano y principios de otoño, pocos días antes de que empezara la vendimia. Son algunas de las muchas pinceladas que acaban dibujando el perfil de cada cosecha y que, de una manera u otra, estarán presentes en las botellas de Abadía Retuerta  que descorchéis estas Navidades.

Os deseamos lo mejor para estas fiestas y para el próximo año, y nos vemos muy pronto aquí en el Blog.

Espías de la Naturaleza
Estas Navidades, regala una “Experience Box” de Abadía Retuerta

Uso de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies