Espías de la Naturaleza

18/01/2018

Queremos empezar el año compartiendo estas imágenes que hemos captado con nuestra cámara espía. Estos “otros” habitantes de Abadía Retuerta son especialmente importantes para garantizar la biodiversidad de la finca y mantener el equilibrio del ecosistema.

 

Jabalíes, corzos, tejones… Muchos visitantes que han disfrutado de experiencias de enoturismo en Abadía Retuerta han tenido la suerte de toparse con alguno de ellos, pero como animales que viven en libertad son por naturaleza desconfiados y esquivos. Ahora podemos verlos mucho más de cerca gracias a la cámara espía que hemos colocado en nuestra finca.

Sin la presencia humana de por medio, se han conseguido captar imágenes de gran belleza como las que mostramos en este post. Pero más allá de un resultado estético, la cámara nos permite verificar los resultados de una gestión de años orientada a la sostenibilidad y a aumentar la biodiversidad en Abadía Retuerta.

Proteger el viñedo

La utilidad es múltiple: podemos tener un censo más o menos actualizado de los animales que viven en la finca, nos ayuda a entender mejor sus hábitos y comportamiento y también podemos testar, por ejemplo, el uso que están haciendo de las balsas de agua (¡ya tenemos 15!) que hemos instalado en distintos lugares de la propiedad.

Nuestra cámara espía ha retratado a los animales de la finca y ha captado imágenes de gran belleza como éstas

Parte del objetivo de todas estas actuaciones es retener a los animales en las zonas de monte para evitar accidentes en la carretera y, de manera más egoísta, mantenerles alejados del viñedo. De hecho, cada vez es más habitual en muchas zonas de España que los viticultores tengan que buscar maneras de proteger sus uvas no solo de los pájaros sino también de los ciervos y jabalíes.

Potenciar la biodiversidad

Desde hace ocho años trabajamos conjuntamente con la FIRE (Fundación para la recuperación del ecosistema), que nos asesora en todas estas actuaciones. En este periodo de tiempo hemos podido realizar el inventario de la flora y fauna de Abadía Retuerta.

Las cámaras espía nos permiten verificar la gestión de sostenibilidad y el aumento de biodiversidad de la fauna

 

 

Con sus 700 hectáreas de extensión, concebimos Abadía Retuerta como un espacio natural complejo, pero armónico y equilibrado. Gestionamos nuestros bosques siguiendo las directrices de la Asociación Forestal y contamos con la experiencia de la empresa medioambiental Syngenta para el estudio de insectos polinizadores y depredadores de plagas. Esta última línea de trabajo se ha ampliado recientemente con un proyecto de Responsabilidad Social Corporativa por el que cedemos la finca a una joven empresa para que coloque sus colmenas y produzca miel de Abadía Retuerta.

Porque cultivar un viñedo implica preocuparse por todo aquello que le rodea.