Empiezan las quinielas de vendimia

17/07/2018

En estas fechas, el personal de campo no quita ojo al viñedo y nuestro enólogo Ángel Anocíbar empieza a hacer sus previsiones de vendimia. Aunque desde fuera pueda parecer un tanto prematuro, una bodega se juega todas sus cartas en cada nueva cosecha.

Una de las herramientas más útiles y poderosas que maneja Ángel en su día a día es la integral térmica, que no es sino la temperatura acumulada necesaria para que las uvas maduren adecuadamente.

Finca Abaria Retuerta

El clima extremo que sufrimos en la zona del Duero determina unos ciclos de desarrollo de planta algo más cortos que otras zonas de España que gozan de unas condiciones más benignas. Aquí solemos movernos entre las heladas de primavera y unos inviernos relativamente prematuros. Esto quiere decir que en años frescos vamos justos de grados de temperatura para conseguir una buena maduración de las uvas.

Cómo va la cosecha 2018

El perfil inicial de 2018 es de un año relativamente fresco. Es algo que, al menos en España, lo hemos notado todos. La primavera ha sido realmente suave y el verano (para alivio de muchos) ha tardado en llegar.

Viñedos Abadia Retuerta a contra luz

El calor de finales de junio ayudó al viñedo de Abadía Retuerta a ponerse un poco al día, pero en el cómputo general el mes se ha quedado en territorio intermedio. “Si la segunda quincena de julio no es cálida -nos contaba Ángel Anocíbar-, no recuperaríamos lo perdido y estaríamos algo peor que en la añada 2016”. Esto quiere decir que la vendimia de uvas tintas se podría ir hasta mediados de octubre, una fecha clásica en la zona del Duero, pero un poco alejada de la tendencia que se estaba marcando en los últimos años en la zona.

El calor, aunque nos ayuda a completar el ciclo también favorece la llegada de enfermedades como el oídio. Las condiciones ideales para su aparición, según Ángel son “seis horas entre 26ºC y 32ºC”. Otra razón más para estar muy pendientes de nuestros viñedos.

Hemos recuperado las reservas de agua

La gran ventaja de 2018 es que, tras varios años de sequía casi extrema, “aún queda la mitad de agua de la reserva útil en la capa freática”, explica Anocíbar. Las plantas van a sufrir bastante menos este año.

Trabajo de campo

Quienes visitéis la bodega en esta época del año podréis ver mucha actividad de trabajos de campo. Una tarea que se realiza en estas fechas es el despunte, que consiste en recortar los sarmientos de vid. Es una forma de airear la planta y de equilibrar el vigor de la viña.

Desde ahora hasta que llegue la vendimia, en Abadía Retuerta tenemos todos los ojos puestos en el viñedo.