Mientras media España está celebrando las lluvias y la nieve, en Abadía Retuerta aún estamos lejos de remontar la sequía que nos ha dejado 2017. Además, el invierno parece haberse desplazado este año respecto a sus fechas habituales abriendo la posibilidad de que 2018 sea una clásica “añada fría” en la zona.

Son las impresiones de nuestro enólogo Ángel Anocíbar, condenado a estar siempre alerta cuando se trabaja en una región de climatología tan extrema como la nuestra. Mas aún si se piensa en la tendencia existente en Ribera del Duero y zonas limítrofes a repetir ciclos.

Las añadas terminadas en 7 y 8, por ejemplo, se han ganado a pulso la antipatía de muchos elaboradores. Como hemos contado en detalle en el blog, la cosecha 2017 estuvo marcada por severas heladas primaverales. Y ahora la 2018 podría seguir la línea “fría” de 2008.

¿En qué nos basamos para tener esta previsión? El otoño ha sido más fresco que los de los últimos años, pero lo que realmente está caracterizando al ciclo de la cosecha 2018 es que el invierno ha llegado un poco tarde y se está alargando en el tiempo. El mejor ejemplo de ello es que enero no ha sido el mes más frío del año como suele ser habitual, sino que ha cedido el testigo a febrero.

Viñedos Abadía Retuerta nevados

Ángel Anocíbar considera que abril será un mes determinante para marcar la tendencia de la próxima cosecha. Si continúan las temperaturas frescas, se retrasará la brotación. En este caso las plantas podrían esquivar las heladas primaverales, pero   también se acortarían el período que necesitan para llegar a una madurez plena.

La climatología extrema y caprichosa que está en el ADN de nuestros tintos poderosos y con cuerpo también es la responsable de las grandes variaciones que tenemos entre añadas. Se puede ver muy bien en este gráfico de integrales térmicas de la década de los 2000, que es la gran guía de trabajo de nuestro equipo técnico. Las barras más cortas se corresponden con las añadas más frías y las más altas con las más cálidas. Es muy notable por ejemplo la diferencia entre las cosechas 2008 y 2017.

Gráfico integral térmica

 

No llueve al gusto de todos

Por otro lado, y aunque parece que llueve a raudales a lo largo y ancho del país, las reservas de agua que nos tocan más directamente en Abadía Retuerta no se están recuperando con tanta alegría.

A mediados de marzo la cuenca hidrográfica del Duero estaba casi al 56% de su capacidad, muy ligeramente por encima de lo registrado en las mismas fechas del año pasado, pero muy lejos de los datos de hace 10 años cuando se encontraba casi al 75% de su capacidad.

En el gráfico inferior, extraído de la web embalses.net, se ve muy bien cómo 2016 fue un año con lluvias superiores a la media que aseguraron unas buenas reservas de agua. Sin embargo, le siguió un 2017 particularmente seco que nos llevó a una situación de partida para 2018 realmente dramática. Las lluvias y nieves que se han registrado desde principios de año nos ha devuelto a la casilla de salida de cómo estaban las cosas por estas mismas fechas el año pasado.

 

Gráfico crecimiento embalses

 

En el caso concreto de Abadía Retuerta, según confirma Ángel Anocíbar, llevamos en torno a 300 litros de lluvia por metro cuadrado desde el inicio del ciclo en noviembre de 2017 para una media anual que se suele situar en torno a los 450 litros. A menos que llueva copiosamente durante el resto de la primavera y teniendo en cuenta que el índice de lluvias desciende notablemente en la segunda mitad del año, no puede hablarse de una cosecha particularmente húmeda en la zona del Duero.

El diagnóstico que nos dan sensores de humedad en el viñedo ratifica esta impresión: los suelos arenosos sí se han rellenado completamente, explica Ángel, pero los que contienen arcilla y limo lo están haciendo muy poco a poco y están lejos de llegar al 100% de su capacidad.

Evidentemente, en Abadía Retuerta no podemos controlar la climatología, pero la monitorización y medición constantes son herramientas de gran importancia para la toma de decisiones.

Así es el ritual de nuestro spa
Marc Segarra: «Hago lo que siento y lo que creo que está más rico»

Uso de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies