En la víspera del Día Mundial de la Nutrición, indagamos en la alimentación de los monjes que habitaron la abadía y en las conexiones entre las tradiciones monásticas y la preocupación actual por el producto local y la filosofía de kilómetro 0.

 

Hay mucho de vuelta al pasado en el compromiso actual con lo local y en la búsqueda de la sostenibilidad. Además de su labor espiritual, la fundación de Retuerta y de otros monasterios y abadías en tierras del Duero durante la Edad Media ayudó a la roturación de tierras y a la generalización de los cultivos. Las limitaciones obvias en el transporte de la época invitaban a la autosuficiencia y a aprovechar los recursos del entorno.

 

Gracias a la recopilación de datos históricos realizada por la historiadora de la Universidad de Valladolid Patricia Andrés González, sabemos que al menos en el siglo XIX los monjes de Retuerta cultivaban y vendían trigo, avena, cebada o garbanzos.

 

 

Alimentos y vino

Pero también compraban productos que no producían directamente y, a juzgar por la información que tenemos, su alimentación era bastante variada. En los registros encontrados constan no solo partidas dinerarias destinadas a la compra de distintos alimentos sino también de productos especiales para celebrar días señalados. La lista incluye naranjas, espárragos, merluza, salmón, azúcar, arroz, tocino, guindas, chorizos, lomo, piques y orejas de puerco, turrón para las Navidades, bollos de leche, quesos de Villalón, besugo, escabeche, congrio, aceitunas cordobesas, así como “truchas para el día del patriarca” y “bizcochos para el día del prior”.

 

El vino era casi siempre el propio de la abadía. Los monjes cultivaban una viñita en el interior de la clausura para su autoconsumo, mientras que las parcelas de viñedo que rodeaban la abadía y que aparecen ubicadas con bastante precisión en un mapa de 1790 realizado por Tomas López estaban a menudo arrendadas. Hay constancia, sin embargo, de la compra ocasional de cántaras de vino blanco, de lo que cabe deducir que lo que producían de forma habitual los monjes era el clarete (más o menos oscuro en función de la proporción de uvas blancas y tintas que hubiera en sus viñedos) típico de la zona.

 

Vocación agraria

Con la desamortización, numerosas propiedades religiosas cambian de manos en España. Tras la exclaustración de los monjes, el inventario de subasta que publicó el Diario de Madrid el 24 de octubre de 1844 aludía a un huerto que daba cabida a “47 obradas y 399 estatales con 193 olmos, 48 ciroleros y 6 perales” y producía “una renta anual 100 reales la huerta”. El resto de la propiedad, que estaba sin arrendar, se sacaba a subasta por un importe de 307.811 reales.

 

La vocación agraria de Retuerta es muy clara a lo largo de toda su historia. Tras hacerse con la finca en 1898, Julio Pimentel la convertiría en una de las explotaciones más importantes de la zona junto con Vega Sicilia. Inventarios posteriores dan fe de la existencia de 300 hectáreas de pinar, 700 de encinas, 600 destinadas al cultivo de cereales, tubérculos y una parte de viñedo. Los sucesivos propietarios, y en especial la empresa de semillas Prodes que la adquirió en 1920, no hacen sino incrementar sus usos agrarios. Cuando Sandoz (hoy Novartis) se hizo con la finca en la década de los noventa, la viña había desaparecido. El único resquicio del pasado fueron las cepas que se encontraron en estado salvaje en una zona conocida como Prado del Aceite en 2007.

 

 

Viña y huerta

La Abadía Retuerta del siglo XXI ha cambiado el cereal por la viña y ha recuperado la vieja huerta de los monjes con exquisito cuidado, ya que se ha preocupado por ubicarla en el mismo lugar donde se encontraba en el pasado. Los productos que se cultivan aquí desde hace unos meses encuentran su destino ideal en los dos restaurantes del hotel LeDomaine, Refectorio y Vinoteca, donde se pueden acompañar de los vinos de la finca. Después de siglos de idas y venidas, el círculo de los alimentos se ha vuelto a cerrar en la finca. El autoabastecimiento del pasado es el kilómetro 0 del presente.

 

 

Wellness e intimidad: las consignas para la reapertura del spa Santuario
La actividad en bodega no para; ahora toca embotellar