El concepto de pago que manejamos en Abadía Retuerta nos lleva a interesarnos por infinidad de aspectos relacionados con nuestra propiedad: historia, cultura, arquitectura, cultivos… Y, por supuesto, también por su flora y su fauna. De hecho, nuestro último proyecto es una guía de aves que recogerá las especies más representativas de nuestra finca.

 Aunque hace ya mucho tiempo que las vides se reproducen injertando madera, replicando esquejes en viveros o recurriendo a selecciones clonales, los pájaros jugaron un papel destacado en su expansión natural. De hecho, no hay mejor indicativo de la madurez perfecta de un racimo que un pajarillo que se abalance a mordisquear sus granos y, de paso, extienda sus semillas asegurando la continuidad de la especie.

El rabilargo y el estornino son los más voraces comedores de uva que tenemos en Abadía Retuerta. Serán dos de las aves que aparezcan descritas en la guía que estamos elaborando con FIRE (Fundación Internacional para la Restauración de Ecosistemas), la entidad con la que llevamos diez años colaborando en la creación de parámetros respetuosos con el entorno.

Rabilargo

Según Jorge Meltzer, el especialista responsable de aglutinar toda la información, “Abadía Retuerta posee una elevada diversidad de hábitats naturales y seminaturales (cultivos de vid, pinares, encinares, bosques de ribera y bosques mixtos, charcas y lagunas, roquedos próximos a la finca) que, junto con las medidas de mejora del hábitat realizadas hasta ahora con FIRE, posibilitan una gran riqueza de aves en el interior de la finca”.

Estornino (arriba) y Zorzal (abajo)

Más de 100 aves diferentes. El censo que se ha realizado ha permitido identificar 110 especies diferentes, entre las que destacan 15 tipos de aves rapaces diurnas y dos nocturnas. Entre todas ellas se han seleccionado para la guía las 50 que se consideran más representativas.

Esta pequeña publicación incluirá una descripción de las características de cada especie (rasgos, carácter, hábitat, costumbres, alimentación y, por supuesto, los beneficios que aporta) que irá acompañada de una ilustración realizada por la ornitóloga Alejandra Toledo. Como ocurre en botánica, los dibujos permiten destacar mejor las características morfológicas de cada tipo de ave.

Además, el trabajo de campo ha permitido desarrollar dos interesantes líneas de investigación: el control de plagas de invertebrados por parte de las aves insectívoras y de los pájaros que comen de uva a cargo de las rapaces.

Muchas aves amigas. El carbonero común y el herrerillo son grandes insectívoros e incluyen entre sus presas favoritas a la polilla de la vid y a la procesionaria que tan severamente ataca a los pinos, por lo que también nos ayudan a preservar el equilibrio y la sostenibilidad de nuestros bosques. Nosotros incentivamos su trabajo con 150 cajas nido repartidas por toda la propiedad. Son algunos de nuestros inquilinos favoritos.

Carbonero común (arriba) y Herrerillo (abajo)

Con su inconfundible cresta, colorido pelaje y pico curvado, la abubilla también mantiene a raya a la procesionaria. Nos sentimos particularmente orgullosos de la importante población de abubillas que tenemos en la finca.

Abubilla

Otro pájaro que nos encanta contemplar es el abejaruco, especialmente cuando caza en pleno vuelo. Su presa favorita son las avispas, que es importante mantener bajo control en fechas cercanas a la vendimia.

Por desgracia, algunas especies de aves se pueden convertir en una plaga por sí mismas, sobre todo las que disfrutan más de la cuenta con nuestras uvas. Ahí es cuando entran en juego las águilas calzadas o los azores que habitan la finca.

Águila calzada

Azor

 

Amantes de la naturaleza. Un ecosistema vivo y que funciona correctamente es una de las mejores recetas para tener un viñedo sano y, en última instancia, para poder elaborar un vino capaz de transmitir la personalidad del lugar del que procede. En Abadía Retuerta tenemos el enorme placer de disfrutar de la naturaleza en su sentido más amplio y esta guía que estamos preparando no es sino una manera de compartir con vosotros parte de la rica diversidad que atesora nuestra finca.

Esperamos que, muy pronto, nuestros visitantes puedan disfrutar también de la contemplación de las aves y de sus sonidos porque, como dice Jorge Metzler, son grandes “protagonistas del paisaje sonoro de la finca”.

Vive la vendimia como nunca antes
Recuperamos el huerto de los monjes

Uso de cookies

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies