Ahora que tenemos más tiempo libre, cocinar en casa es una de las actividades con las que más podemos disfrutar. Es relajante, divertida, trae un poco de variedad a la mesa y ayuda a crear momentos especiales en familia. Si además involucramos a los más pequeños, la experiencia puede ser tan redonda como la pizza que os proponemos preparar.

No es fácil teletrabajar en casa con los niños rondando alrededor. Mantenerles entretenidos puede ser todo un reto. Y también lo es conseguir involucrarles en actividades que atraigan su atención. Pero la gran ventaja de cocinar en familia es que es una actividad que tiene premio. ¡Siempre acabamos comiendo lo que hemos preparado! El incentivo es demasiado tentador para resistirse.

A los adultos les toca planificar la estrategia y repartir las tareas adaptándolas a las edades de cada uno de los pequeños, de manera que todo el mundo pueda participar y aportar su granito de arena.

Hemos buscado una opción totalmente segura y a la que ningún peque podrá decir que no. Es, por supuesto, una pizza. Además, permite variar los ingredientes y adaptarlos a los que tengáis en la nevera o a vuestros gustos personales. Y lo mismo vale para las alergias o si hay algún celiaco en la familia, bastaría con adaptar la receta con una harina apta para cada caso.

 

 

A continuación, os detallamos la receta de nuestro chef con una estrella Michelín Marc Segarra, que ya tuvo ocasión de elaborar en casa junto con su hijo y con la que disfrutaron en todo momento.

Antes de empezar, tened en cuenta su consejo de experto: Lo más importante en una pizza es la elaboración de la masa. Para realizar una buena masa, necesitaremos harina de fuerza y, si es posible conseguirla, una harina más específica del tipo 00.

 

 

PIZZA LEDOMAINE

Masa:

Ingredientes:

200 gr harina

5 gr levadura fresca

8 gr sal

100 gr agua

Elaboración:

Verter la harina en un bol, calentar una pequeña parte de agua (25 gr), deshacer la levadura con la ayuda de una cuchara, incorporarla en un cuenco con la harina y amasar con las manos. Se añade el resto de agua y de sal, y se sigue amasando desde el centro hacia afuera hasta que la masa se despegue de las manos. Dejar reposar 10 min y amasar otra vez hasta que la masa quede bien lisa. Colocarla de nuevo en un bol y tapar con un paño; dejarla fermentar a temperatura ambiente durante aproximadamente 3 horas hasta que doble su volumen.

Muy importante: Al estirar la masa no debemos estresarnos por que quede perfectamente redonda. Al principio es una cuestión de práctica y paciencia. También la podemos estirar en la bandeja del horno o utilizar un molde redondo.

Para la cobertura opcional:

Ingredientes:

100gr salsa de tomate

100gr mozzarella de búfala

4 espárragos verdes en trozos

¼ de cebolla en juliana

Preparación:

Disponer el tomate sobre la masa. Cuidado con no pasarse de cantidad porque se puede humedecer mucho la base. A continuación, repartir la mozzarella cortada finamente, los espárragos y terminar con la cebolla en juliana.

Horneado:

Lo más importante es tener el horno precalentado al máximo. Las pizzas se cocinan a alta temperatura y en el menor tiempo posible. En Italia se utilizan hornos de leña a unos 500 º C que permiten que estén listas en aproximadamente un minuto. En un horno domestico a 250º C tardará en cocinarse entre 6 y 10 minutos.

Hay que hornear hasta que los bordes queden dorados y crujientes. Cuando cocino en casa, la apoyo en la parte de abajo del horno, ya que las pizzas se hornean sobre el suelo. Una vez fuera cocinada, podemos añadir un chorrito de AOVE y un poco de orégano.

 

 

Buñuelos de viento para no olvidarnos de que estamos en Semana Santa
La primavera despierta tímidamente en Abadía Retuerta